Mother touching swaddled new born baby in bassinet

¿Alguna vez volveré a dormir?

Mother looking in bassinet touching newborn baby

Updated March 9, 2022


¿Alguna vez volveré a dormir?

Consejos, de una experta de Nuevo México, para lograr que tu bebé duerma de forma segura

Así que tienes un bebé recién nacido y la gente no deja de hacerte la misma pregunta ingenua: “¿Qué tal duerme?” Dependiendo de cómo marchen las cosas, podrías responder con una sonrisa llena de orgullo (“¡Ya duerme durante seis horas seguidas!”) o echarte a llorar, desplomarte en el suelo y luego quedarte dormida allí mismo. 

El sueño es una de las cosas más difíciles de tener un bebé. Al principio, los recién nacidos son físicamente incapaces de dormir toda la noche. La cantidad de leche que pueden almacenar sus lindos y tiernos estómagos es suficiente solo para unas cuantas horas, por lo que necesitan alimentarse cada vez que transcurre ese tiempo. Eso significa que, en el mejor de los casos, te tendrás que levantar cada 2 o 4 horas para alimentarlo. Pero lo más probable es que tengas que levantarte a cualquier hora, y bastarán unos 45 minutos para que tengas que volver a hacerlo. En otras palabras, tendrás tiempo suficiente para conciliar el sueño, pero no para dormir. 

Puede ser agobiante, pero no permitas que esto te siga quitando el sueño, ¡sobre todo si cuentas con ayuda! Nuevo México ofrece visitas a domicilio gratuitas para las parejas que acaban de tener o están esperando a un nuevo bebé. Los visitadores a domicilio acudirán a tu hogar (o se comunicarán contigo mediante una reunión virtual) para responder tus preguntas. ¿Tienes dudas sobre cómo alimentar a tu bebé?, ¿no sabes si está creciendo bien?, o, por supuesto, ¿quieres saber cómo puedes hacer que se duerma? Los visitadores a domicilio tienen las respuestas a estas y otras preguntas. Además, ofrecen otro importante beneficio: muchos programas de visitas a domicilio te proporcionan gratuitamente una cuna para que tu bebé duerma de forma segura.

Un espacio seguro para dormir es realmente importante. Los bebés deben dormir A solas, Boca arriba y en una Cuna segura (El ABC del sueño seguro). Los espacios inseguros para dormir pueden aumentar el riesgo de que los bebés sufran de asfixia o del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL). El sueño seguro es un asunto serio, pero no dejes que te asuste: tienes todo lo que necesitas para tomar buenas decisiones que garanticen la seguridad de tu bebé

Para ayudarnos, hablamos con la Dra. Theresa Cruz, experta en sueño seguro. Ella es docente del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Nuevo México, donde dirige el Proyecto de Sueño Seguro. También es madre de dos hijos que ahora son adolescentes, uno de los cuales era muy dormilón. 

“Cada bebé es diferente”, dijo ella. “Al principio, yo tenía que despertarlo. El segundo era como: ‘¿Quién necesita dormir?’”. 

Ya sea que tu bebé duerma mucho o poco, la Dra. Cruz cree que todos los padres pueden mantener a su bebé más seguro siguiendo unas sencillas recomendaciones. 

A solas
A todos nos encanta abrazar a los bebés, pero la hora de dormir no es el momento apropiado para hacerlo. Los bebés están más seguros cuando duermen solos, porque así están a salvo tanto de ti como de tu colección de muñecos de peluche. En una cama para adultos, las suaves almohadas o cobijas pueden bloquear la respiración del bebé. Los exhaustos padres también pueden darse la vuelta sobre el bebé mientras comparten la cama. La Dra. Cruz mencionó que este tipo de sucesos son la principal causa de muerte de lactantes en Nuevo México, y quiere desmentir el mito de que solo sucede cuando los padres han estado bebiendo y, por lo tanto, se quedan profundamente dormidos. 

Eso no es cierto, dijo. “En la mayoría de esas muertes estuvieron involucradas personas que no bebían ni consumían drogas”. Para evitar esos riesgos, dijo, acuesta al bebé en su propio espacio. 

Pero no tienes que llevarlo lejos. De hecho, los expertos del sueño recomiendan que los bebés duerman en la misma habitación que los adultos que los cuidan. Los expertos han descubierto que compartir la habitación (¡no la cama!) ayuda a que los bebés estén más seguros, probablemente porque así es más fácil que los adultos escuchen cuando el bebé tiene dificultades. ¿Eso también significa que te despertarás cada vez que el bebé lloriquee o eructe? Así es. Pero no olvides que tu bebé es una hermosura. 

Boca arriba 
Los bebés deben dormir siempre boca arriba. Este es el principal consejo de la Dra. Cruz y está respaldado por la evidencia. “Las investigaciones realmente han demostrado que supone una gran diferencia que los bebés duerman boca arriba”, dijo, y señaló que las muertes de lactantes se redujeron a la mitad después de que la práctica de dormir boca arriba se popularizó en la década de 1990.  

Para algunos padres esto puede resultar confuso, porque antes los pediatras pensaban que era más seguro que los bebés durmieran boca abajo. Por lo tanto, debes asegurarte de que todas las personas que cuidarán a tu bebé conozcan las recomendaciones más recientes. Los Institutos Nacionales de Salud incluso tienen videos especiales, dirigidos a abuelos y otros cuidadores, que puedes usar para correr la voz. 

A algunos padres, especialmente aquellos fanáticos de Breaking Bad (cuidado con los espóileres de 2009), les preocupa que los bebés se ahoguen si vomitan mientras están acostados boca arriba. Pero en realidad, explicó la Dra. Cruz, es menos probable que los bebés se ahoguen cuando están boca arriba porque, de hecho, el conducto que va a sus pulmones está encima del que va a su estómago. ¿Y eso por qué es importante? Eso significa que todo lo que vomite tu bebé tiene que luchar contra la gravedad para bloquear su respiración. Si estuviera boca abajo, sucedería lo contrario. 

En una cuna segura
Cuando escuchas la palabra cuna, quizás te imaginas una cama de bebé tradicional con barrotes alrededor. Ese tipo de cuna es estupendo, pero también puedes poner a dormir a un bebé de manera segura en una cesta transportadora, un cajón de tocador, una caja o una cuna tablero tradicional. Lo importante es que retires cualquier cosa que pueda abrazarse del lugar en que va a dormir tu bebé. Aunque claro, tus amigas tejedoras (todas tenemos alguna) han hecho unas lindas cobijas para tu bebé. Además, tu mamá sacó el oso de peluche que tenías cuando eras bebé, y tú te pusiste a llorar al contemplar el continuo ciclo de la vida (últimamente lloras mucho, eso es normal). Pero he aquí lo que debes hacer: toma lindas fotos con esos objetos mientras tu bebé esté despierto, pero nunca los dejes en la cuna. 

Esto es importante y puede parecerte un poco solitario al principio si no estás acostumbrada. Sin mantas, sin juguetes, solo tu bebé boca arriba. También es posible que no se parezca a lo que ves en Instagram, donde los bebés dormidos a menudo parecen estar acurrucados con una montaña de peluches. Esto también es un problema en los anuncios de productos para bebés, según la Dra. Cruz. 

“Desafortunadamente, muchos anuncios y productos para bebés tienen que ver con todas estas mantas, almohadas, muñecos de peluche y cosas por el estilo”, dijo. “Y, en realidad, la segunda recomendación más importante, después de ponerlos a dormir boca arriba, es colocarlos en su propio espacio sin un montón de cosas”. Si te preocupa que tu bebé tenga frío, ponle una pijama calientita o utiliza una bolsa de dormir, que es una cobija para vestir que mantiene a los bebés abrigados, pero no puede deslizarse sobre sus rostros. Pero recuerda que el calor excesivo es un factor de riesgo para el SMSL, así que no exageres. 

Entiendo, pero ¿cómo hago para que este bebé se duerma?
Ahora ya sabes cómo mantener seguro a tu bebé mientras duerme. ¿Pero alguna vez te dejará descansar? La Dra. Cruz dice que tener una rutina predecible a la hora de acostarse es una forma de ayudar a tu bebé a entender que la noche es para dormir. “Sigo siendo una ferviente defensora de asegurarnos de que los bebés tengan horarios normales, horarios regulares a los que puedan acostumbrarse para tener su rutina relajante”, dijo la Dra. Cruz. “'¡Oh!, ya sé que es hora de acostarme porque me di un baño tibio, estoy en pijama y mamá me está leyendo'“. 

Los expertos también recomiendan que pongas a tu bebé en la cuna cuando tenga sueño, pero todavía no se haya quedado dormido. Así comenzará a aprender por su cuenta el paso final para conciliar el sueño. Y sí, es posible que tu bebé se ponga a gritar en el instante que lo acuestes, sin importar cuánto sueño tenga. No tenemos ningún consejo para esos casos, pero te entendemos. Pero si los hábitos de sueño de tu bebé se vuelven estresantes, considera inscribirte a las visitas a domicilio. Los visitadores a domicilio pueden ofrecer información y apoyo durante esta etapa, así que no tiene por qué ser tan complicada. 

Conforme tu hijo vaya superando la etapa de recién nacido, puedes probar diferentes estrategias llamadas “entrenamiento del sueño”. La gente a menudo piensa que esto significa simplemente dejar que el bebé “llore”, pero hay varias estrategias y ningún parámetro científico que nos indique cuál método es el mejor. “Desde mi punto de vista, mientras no aumente el riesgo de lesiones y muerte, siento que los padres deben hacer lo que les parezca correcto”, dijo la Dra. Cruz.

Por lo tanto, no te atormentes tanto y enfócate en la seguridad. Incluso si tu “método de entrenamiento del sueño“ se desvía hacia la superstición ("él solo se queda dormido cuando uso estas pantuflas y salgo de la habitación caminando hacia atrás"), probablemente estés haciendo un gran trabajo.


Decorative Pink Background
Para obtener más información sobre las visitas a domicilio, consulta este sitio web. O, si estás lista para encontrar un programa en tu zona, puedes comenzar tu búsqueda aquí. Recuerda que siempre puedes llamar al 800-691-9067 para recibir asesoría de un experto que podrá ayudarte a encontrar los servicios para la primera infancia que necesitas.

¿Te ha resultado útil este artículo?
Suscríbate a Bright By Text para obtener más consejos y recursos gratuitos para el viaje de tu hijo, ¡directamente en su teléfono!