Young boy holding yellow flower standing in front of pregnant mother

¿Está Estresado por El Cuidado Durante la COVID? No Estás Sola, y Existe Ayuda.

Young boy holding yellow flower standing in front of pregnant mother

¿Está Estresado por El Cuidado Durante la COVID? No Estás Sola, y Existe Ayuda.

Tener un recién nacido o un niño pequeño puede ser estresante en el mejor de los casos. Si a esto le añadimos la pandemia mundial de la COVID-19, el estrés suele desbordarse. Entonces, ¿qué pueden hacer los cuidadores cuando se sienten abrumados? 

Momentos Juntos le planteó esta pregunta a Tekla Johnson, una profesional apoyando a las familias. Tekla es la directora de First Born, un programa de visitas domiciliarias que apoya a las familias desde el embarazo hasta los primeros años de vida de sus hijos. Tiene algunas herramientas y recordatorios para compartir con cualquiera que esté luchando por controlar el estrés mientras cría a sus hijos.

Image

¿Interesado en las visitas domiciliarias? 

Haz clic aquí para obtener más información y algunos enlaces para comenzar. También puedes ir directamente a este portal de búsqueda de servicios para niños pequeños, el cual te permite buscar servicios para niños pequeños en tu zona, incluyendo las visitas domiciliarias.

El estrés de la pandemia es real
En primer lugar, si te sientes estresado/a en este momento recuerda que no estás sola. La pandemia de COVID-19 no permite que las familias tengan acceso al apoyo, lo que hace que el cuidado de los niños sea más solitario de lo que podría ser. 

"Creo que la gente no tiene un descanso, y eso es muy importante", dijo Tekla. "Incluso antes de la pandemia, era difícil que los padres primerizos y los padres de niños pequeños tuvieran un descanso, aunque había más recursos y ayuda". 

Durante el último año, expresó Tekla, visitar a los amigos o invitar a los familiares para que vengan a ayudar con el bebé fue más difícil. Cuando vemos a los amigos y a la familia, se produce una nueva ansiedad por el riesgo de propagar la enfermedad o por preguntarse si todos están tomando las mismas precauciones. Y algunas familias decidieron no arriesgarse a pedir ayuda. 

"Algunos padres me dijeron, o les dijeron a sus visitantes domiciliarios, que su bebé tiene ya un año o incluso un poco más y que en realidad nunca fue cargado o cuidado por nadie más, excepto por uno de los padres o ambos, quien sea que esté en el hogar, y nada más", expresa Tekla.

Las visitas domiciliarias pueden ayudarPregnant mother standing next to child with walker
Debido al acceso limitado de recursos y a que todos nos sentimos estresados durante COVID-19, las visitas domiciliarias son uno de los mejores recursos de Nuevo México para las familias con niños pequeños (¡y son gratuitas!). Todos los padres necesitan a alguien en quien confiar, y los visitantes domiciliarios pueden ser ese apoyo. Se trata de expertos amables que vienen a realizar visitas periódicas y planificadas en tu casa (en este momento las visitas son virtuales). Los visitantes domiciliarios pueden guiarte hacia las respuestas que necesitas en varios temas, como el sueño seguro, la prevención de lesiones, la nutrición, el cuidado de los niños, la lactancia materna y, algo muy importante, también están ahí para escuchar. Tekla dijo que un oído comprensivo siempre fue un elemento importante de las visitas domiciliarias en su mejor momento, y es aún más importante ahora durante el COVID-19.

"Es una persona que no juzga y que sabe escuchar", dijo Tekla. "Y cada semana puedes hablar de lo que está sucediendo y cuáles son tus problemas y frustraciones sabiendo que vas a ser escuchado/a, respetado/a y apoyado/a". 

Si estás interesada en las visitas domiciliarias, puedes obtener más información aquí y aquí, y puedes buscar servicios para niños pequeños en tu zona (incluidas las visitas domiciliarias) en este portal

"Hago lo mejor que puedo. Dejo ir lo demás." 
¿Necesitas algunos consejos para probar ahora mismo? Tekla compartió algunas herramientas para el manejo del estrés que puedes utilizar en cualquier momento del día. Su primer consejo es útil para autorregularse cuando las emociones son intensas: mientras inhalas y exhalas profundamente, repítete mentalmente: "Al inhalar, doy lo mejor de mí. Al exhalar, dejo ir lo demás". 

Tekla dice que esta práctica puede hacer una gran diferencia en el momento. "Puedes estar discutiendo con tu hijo, que está portándose mal, y con una sola respiración puedes sentir que tus hombros se relajan". Dijo que la práctica de una sola respiración también puede enseñarse a los niños, reformulada de esta manera: "Huele las flores (inhala profundamente), luego sopla las velas (exhala profundamente)". 

Pequeños placeres
Mira alrededor de tu entorno. ¿Debes apartar un T-rex de plástico para poder usar el teclado? ¿Tu rincón favorito se convirtió en un aula de aprendizaje a distancia, donde no hay espacio para ti? 

Tekla sugiere prestar atención a tu espacio y a la forma en que te hace sentir. Incluso con un espacio limitado, puedes colocar objetos en tu entorno que complazcan tus sentidos, como una loción con buen aroma o un jarrón de flores. Prestar atención a la vista y al olfato puede ayudarte a estar más consciente y a crear pequeños placeres en tu día a día. Intenta realizar este reto: busca tres cosas que te ayuden a sentirte feliz y colócalas en un espacio en el que pases mucho tiempo. Piensa en las cosas que te gusta ver, oler o tocar cuando elijas los objetos. Luego hazles un sitio, aunque antes tengas que mover algunos LEGO. 

Pensar en el estrés de forma diferente
Por último, Tekla recomienda esta charla de TED sobre cómo cambiar la forma de pensar sobre el estrés. La charla, impartida por la psicóloga Kelly McGonigal, trata del lado positivo de las respuestas de nuestro cuerpo al estrés, como el aumento del ritmo cardíaco o la sudoración. Estas respuestas, dice, representan la forma en que el cuerpo se prepara para algo nuevo y desafiante. 

"Está cambiando nuestra forma de ver las cosas", dice Tekla. "Que mi corazón lata rápido no significa que esté a punto de sufrir un ataque de pánico o que algo vaya mal, sino que mi cuerpo se está preparando para el siguiente reto de mi vida". Pensar en el estrés de forma diferente puede, de hecho, reducir los impactos físicos negativos del estrés y ayudarnos a vivir mejor con él. En una pandemia mundial en la que hay muchas cosas que no podemos controlar, cambiar nuestra perspectiva puede ser a veces lo mejor que podemos hacer. 

"Eso es lo que pasa con la pandemia; realmente no podemos cambiarla, pero sí podemos cambiar nuestra forma de pensar sobre ella", dijo Tekla. "Y es complicado. No digo que sea fácil, pero es una oportunidad". 

Hay apoyo: no tienes que hacerlo sola
Si sufres de estrés constante y grave que te impide disfrutar de tu vida o mantener a tus hijos, considera la posibilidad de solicitar servicios de salud mental a un profesional autorizado.  

Si tienes un visitante domiciliario, puede ayudarte con un examen para detectar trastornos perinatales del estado de ánimo u otros problemas que puedan estar dificultando tu desarrollo. También pueden ayudar a remitirte a los servicios de tu comunidad. Si deseas comenzar la búsqueda por tu cuenta, Behavioral Health Services División de Nuevo México ofrece este portal web como punto de partida. 

No importa las estrategias que elijas, sé amable contigo mismo. Estás haciendo algo difícil en un momento excepcionalmente complicado. Y recuerda que cuidarte a ti mismo es otra forma de cuidar a tu pequeño. O como dice Tekla "Cuando los padres están bien, los bebés están bien.”

Nuevo México ofrece más de 30 programas de visitas domiciliarias en todo el estado que se adaptan a tus necesidades y a tu familia.
Busca un programa cerca de ti